«El proceso es muy duro pero luego ves los frutos»

Milena Margaría jugó el Mundial U18 y fue una de las figuras del equipo argentino que culminó noveno. La sunchalense surgida de los torneos de ARV nos dejó sus sensaciones.

 

Como en la mayoría de los deportes, el voley tuvo que transitar varias dificultades durante el último año y medio por la pandemia. Se postergaron los principales torneos internacionales durante 2020 y en este 2021, en las categorías de base, la incertidumbre estuvo hasta hace unos meses.

En este panorama, Milena Margaría siguió siendo una de las protagonistas de la selección U18 que esperaba por el Mundial. La jugadora surgida de Unión de Sunchales, que hasta 2019 fue parte los torneos de la ARV, ya estaba militando en Trebolense en su crecimiento y con una Liga Nacional en las espaldas junto al seleccionado.

Con la confirmación que se había ganado un lugar para la esperada cita en Durango, México, fue el tiempo de disfrutar a pleno y su performance fue de alto nivel. Argentina logró victorias importantes como ante Bulgaria, México, Eslovaquia y Rep. Dominicana, mientras que entre las derrotas la sufrida en octavos de final con Estados Unidos fue un ajustado 3-2.

Antes de regresar al país, desde México «Mile» nos contó el balance y algunas cosas más de esa gran semana y un poco más en el máximo nivel de su categoría.

– ¿El Mundial salió como lo esperabas, o mejor? ¿Y los objetivos tanto personales como del equipo fueron cumplidos?

– La verdad que salió muy bien,obviamente queríamos llegar más alto como equipo pero cumplimos todo lo que teníamos en mente como equipo e individualmente.

– ¿Pensabas que ibas a tener tanto protagonismo en el equipo? Generalmente estuviste entre las principales anotadoras.

– Yo no pensé que iba a estar entre las principales, igualmente era lo de menos yo solo quería competir y disfrutar el momento jugando con equipos muy buenos para sumar experiencia.

– Pasaron muchas concentraciones en este camino, incertidumbre sobre el torneo por la pandemia, un año donde cambiaste de club y de ciudad, ¿por todo eso se disfruta más?

– La verdad que el proceso es muy duro pero luego ves los frutos y tenés esa satisfacción de que lo que estás haciendo tiene su recompensa, eso es lo más lindo del proceso, pero es muy duro también estar lejos de tu familia y de tus amigos.

– Viendo que vos pudiste llegar a un Mundial surgiendo de una Asociación chica, con pocos clubes, es una linda muestra de que se puede. ¿Qué mensaje les darías a las más chicas que sueñan también llegar a la selección argentina?

– El mensaje que les doy es que disfruten y compitan, que no se pongan presiones porque es lo peor que te podés hacer y te puede jugar en contra más que todo en la cabeza. Que disfruten jugar en equipo y estén tranquilas, y que vayan al próximo punto porque el que viene va a ser distinto al anterior, el qué pasó, pasó; por eso digo que disfruten y piensen en el que sigue siempre.

– ¿Qué aspiraciones tenés para el resto del año y el que viene?

– La verdad que todavía no tengo nada planeado… me llegaron algunas propuestas pero todavía no tengo nada confirmado jajaja.

NOTA: esta publicación forma parte de los contenidos de la edición impresa del número 100 de Revista Todo a Pulmón, octubre 2021.